El modelo en cesión de uso se utiliza de manera significativa en Alemania, Uruguay y Dinamarca. En este último país, más del 20% de las viviendas —unas 120.000— no son ni de compra ni de alquiler. De este modo, la propiedad del edificio siempre recae en la cooperativa —nunca es individual— y esto evita que los pisos se puedan revender a un precio más caro, o alquilarlos con ánimo de lucro: el precio de los pisos siempre es el mismo y lo decide la cooperativa colectivamente. Dicho en pocas palabras: se trata de un modelo de acceso a la vivienda no especulativo.

La iniciativa fue puesta en marcha por un grupo impulsor, que constituyó la Asociación La Mangala. Luego, el 25 de enero de 2014 se hizo una convocatoria pública abierta a todo el que quisiera participar en el proceso de constitución de la cooperativa. De ahí salió el grupo de unas cincuenta personas que forma la cooperativa a día de hoy. De estas cincuenta personas, la mayoría serán habitantes (es decir, vivirán ens las 30-31 viviendas cuando el edificio esté construido), y otros son colaboradoras, participan en el proyecto aportando trabajo y dinero.

En caso de que queden viviendas vacías, hay una lista de espera en la que se comunicará la posibilidad de acceder a La Borda, pasando a ser socio o socia habitante con todos los derechos y deberes que ello implica. Os podéis apuntar escribiendo una correo a socies@laborda.coop.

Cualquier entidad constituida legalmente puede optar a la cesión de un terreno de titularidad pública para la construcción de VPO (Viviendas de Protección Oficial). Las cooperativas de viviendas, y más todavía aquellas que son sin animo de lucro e interés social, cuentan con una reserva de suelo para VPO.
Teniendo en cuenta que actualmente todas las viviendas de La Borda están ocupadas, ser socio/a expectante supone estar a la espera de una baja en un piso (o unidad de convivencia o UEC). Además, en caso de que haya la posibilidad de crear una nueva promoción y haya un número suficiente de socios/as expectantes, estos/as podrían constituir su propia asamblea para desarrollar una cooperativa (bajo el nombre de La Borda o no, como convenga a todas las partes). Esta figura debe hacer una aportación económica inicial igual a la del socio/a colaborador/a, pero no tiene los mismos derechos (ver el artículo 8 de los estatutos). Si quieres inscribirte como socio/a expectante puedes contactar con socies@laborda.coop.
Hay 3 medidas: pequeño (40 m2), mediano (55 m2) y grande (70m2)

El precio de obra gira entorno a los 2.400.000€

Hay una cuota nicial para socios i sòcias habitants de 200€. Ésta sirve para convertirse en socio, socia de la cooperativa.

En segundo término, hay que hacer una aportación al capital social de 15.000€ por cada una de las unidades de convivencia o viviendas de la cooperativa. Este importe es retornable en caso de cambio de domicili. El capital social conjunto de la cooperativa sirve como a capital inicial para pedir el crédito que hará posible la construcción.

Finalment, cuando el edificio esté construido, se pagará una mensualidad. El precio todavía no está estipulado. Este importe servirá para devolver el crédito y pagar los gastos. No serà retornable.

Sí. Sin ningún tipo de conseqüencia legal. En caso de abandonar el proyecto, al socio o socia se le devolverá el capital inicial aportado.